Lejos de pasarse de moda, el mundo del tatuaje ha experimentado un auge en los últimos años y son cada vez más los adeptos que quieren dedicarse a esta profesión. Si tú eres uno de esos afortunados que desea convertir su pasión en profesión en el artículo de hoy te contamos todo lo que necesitas para ser tatuador profesional.

Sé creativo

La capacidad artística de un tatuador es en muchas ocasiones su tarjeta de presentación. Aquellos tatuadores que solo se dedican a calcar plantillas sobre el cuerpo de sus clientes están destinados al fracaso. Los tatuadores que triunfan son aquellos que son capaces de plasmar ideas originales demostrando su capacidad artística y creativa.

Es por esto que si deseas ser tatuador profesional lo primero que debes hacer es aprender a dibujar y potenciar tu creatividad. La práctica constante y la formación serán tus mejores aliados y te darán todavía más soltura a la hora de crear.

Estudia y aprende

La técnica es igual de importante que la creatividad y es por eso que, aunque seas autodidacta, realizar una formación específica te dará más oportunidades y te ayudará a perfeccionar todos los conocimientos que ya tenías.

Si bien es cierto que no existen unos estudios reglados para ser tatuador profesional, puedes encontrar infinidad de centros formativos que imparten cursos para convertirte en un tatuador profesional.

A la hora de buscar el mejor curso, debes buscar uno que te proporcione todo el conocimiento posible sobre el funcionamiento y preparación de todos los instrumentos, herramientas y productos necesarios para tatuar, las medidas higiénicas, de seguridad y prevención de riesgos que deben aplicar los tatuadores y además que te permita realizar la mayor cantidad de prácticas posibles.

Cumple la ley

Uno de los requisitos imprescindibles para ser tatuador profesional es poseer el título de oficial de higiénico-sanitario. Este título puedes conseguirlo a través de un curso en el que aprenderás la regulación sobre las prácticas de tatuaje, micropigmentación y piercing así como los requisitos higiénicos sanitarios que se han de cumplir en los establecimientos donde se llevan a cabo.

En la mayoría de cursos para aprender a tatuar suelen añadir el curso de higiénico-sanitario.

Práctica, práctica y práctica

Como dice el dicho “la práctica hace al maestro”. En todos los oficios se empieza desde abajo y hace falta una buena base para después tener una carrera de éxito.

Y es que por muy profesional que seas, nunca se deja de aprender. Además, una parte de la labor de un tatuador pasa por dedicarle muchas horas al dibujo, ya sea a mano alzada o en cualquier otro formato.

Estar a la última

El mundo del tatuaje no deja de moverse. Cambian las modas, aparecen nuevas técnicas, se crean nuevas herramientas y nueva tecnología… Es por esto que siempre debes estar atento a las últimas novedades en el sector. Un buen tatuador debe estar siempre en constante renovación.

Apuntarte a talleres y seminarios donde seguir aprendiendo y especializarte te ayudará a estar informado y además será una oportunidad para hacer contactos e intercambiar experiencias.

Ya te hemos contado todo lo que necesitas para ser tatuador, ahora solo queda que te decidas. Si quieres llegar a ser un verdadero profesional del tatuaje en InkBro Community hemos lanzado un curso especializado para aprendices y profesionales autodidactas donde podrás exprimir todo tu talento y aprender de los mejores.

¿Estas preparado para aprender de verdad? Pásate por InkBro School y aprende a tatuar como los profesionales. Con nuestro método, los límites los pones tú.